Friday, March 24, 2017

Un día nos reuniremos - Tilo Wenner





Tilo Wenner nació en General Galarza, Entre Ríos, el 3 de febrero de 1931. Era poeta, periodista y tipógrafo. En 1976, la última dictadura militar argentina lo secuestró, lo torturó, lo asesinó y quemó su último libro "Ejercicios para no llorar en vano". Hoy marchamos por la memoria, la verdad y la justicia. Comparto un poema de Tilo que me gusta mucho. Se llama "Un día nos reuniremos".

* * * * * * * * * *

Un día nos reuniremos gran suma de minúsculas
despiertas y conmovidas
Entonces derribaremos las puertas del tiempo injusto
Y no habrá nadie entre nosotros que llore por causa
de los ídolos mimosos
Nadie entre nosotros que nos delate con su canto de sirena
a los señores de la infecundidad porque habremos cerrado
tanto nuestras filas que toda la ternura será nuestra
Entonces no habrá nadie entre nosotros con empacho divino
Los curanderos se comerán sus yerbas y se ahorcarán
con sus cintas de medir
Nadie rebelará nuestro poder porque seremos todo el poder
No volveremos nuestros rostros cuando los niños nos sonrían
iremos de nuevo a la escuela con ellos
Entonces no habrá entre nosotros ningún indeciso
Los reclutadores se quedarán sin sueños en el infierno
que les dejaremos por herencia
No nos sentaremos a medianoche en la cama a preguntarnos
sueño o estoy despierto?
Los mesías del valle no podrán ir a las montañas
porque ellas también serán libres
No dejaremos crecer las alas de ningún pichón de águila
Destetaremos los terneros mañosos
Un día nos reuniremos y romperemos todos los contratos
de la providencia, siempre oportuna en desviar el agua
y el aire de nosotros
No habrá invitados especiales entre nosotros
Decidiremos el mundo entre todos



#24demarzo #MemoriaVerdadYJusticia #NiOlvidoNiPerdón #NuncaMás #Son30mil


Thursday, March 23, 2017

Rosa y dorada - Juan L. Ortiz

Rosa y dorada 
la ribera. 
La ribera rosa y dorada 
Febrero, y ya estás, 
belleza última, en el cielo y el agua.
Etérea, 
pero ya estás, 
vapor flotante de un sueño 
que parece de flor y es de un lúcido pensamiento
que se busca 
y se suspende
mientras el cielo es un ardor sensible. 
Por los caminos pálidos, entre la hierba oscura,
el alma es un olvido hacia una orilla eterna.

Wednesday, March 15, 2017

3 poemas de Héctor Viel Temperley


Dame una tregua, vida

Dame una tregua, vida.
Quiero beber mi alma
como el agua
que reposa en un balde
al mediodía,
y beberla despacio
y fría
y mía.

Quiero beber mi alma.

*

A veces me siguen

A veces me siguen
en caballos blancos
los vientos,
los recuerdos,
las puertas de la belleza.

A veces, bajo un árbol,
he tenido donde
descansar la cabeza.

*

Portezuelo

Como a una flor voy mirando
una espina de tuna
capaz de atravesar
el cuero de una bota,
y sangrando, a un costado,
un rancho colorado.

Qué linda se va poniendo mi herida
mientras ando,
del Portezuelo bajando.


Día gris - Juan L. Ortiz

¿Qué nos pregunta el vago
horizonte que se viene
a nuestra melancolía
lleno de gestos mojados
- tendido fantasma que
absorbe las arboledas
y nos invierte el lirio
húmedo y solo del alma?

La higuera y yo, un sólo corazón


Wednesday, March 08, 2017

¡Arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer!

























¡Abajo el patriarcado que va a caer, que va a caer!

¡Arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer!

#8M #ParoInternacionalDeMujeres
#NosotrasParamos #VivasNosQueremos
#NiUnaMenos #HuelgaDeMujeres

🎵 🔥 ✊

Wednesday, March 01, 2017

↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓


Corazón - Albert Pla



hay que organizarse/ hay que organizarse/ hay que organizarse/ hay que organizarse 

♪ ♫ ♩ ♬ ♭ ♮ ♯

2 poemas de Arnaldo Calveyra

La rata lazarilla

A mi lado, que es el este, hay un hombre que es el este, está
mirando, tiene la cara inclinada, acaso espera de ese lado, acaso
sólo saber esperar de ese lado, de todos modos espera de ese lado.

En algunos rincones del muelle crecen abandonados los yuyos, los
yuyos que no se dan con nadie, no se apasionan por casi nada.
Aunque tal vez no lo sepa, el hombre de la cara inclinada, de
alguna manera está dedicado a ese pastizal hirsuto.

El ciego de la rata pasa con una cuerda de pescar objetos, el
ciego es el sur.

La rata que lo acompaña se le apersonó una vez y se quedó a
vivir con él para siempre.



Trabajos que cumplir:

fotografía al desconocido que avanza a tientas por el muelle, es
tu pensamiento;

entrar de nuevo en las cabinas de la derecha, las moscas siguen
golpeándose enloquecidas contra los vidrios, vivas. Abrir los
ojos de buey clausurados con papel de diario engomado, no mirar
lo que no está, lo que no entró contigo;

ir con la medida de aquel patio que sabes a ese lugar desconocido




de Diario del fumigador de guardia

Tuesday, February 21, 2017

Como las hojas - Valbé




Y es que la oscuridad se nos sube a la mente con facilidad ♩♪ ♬


Thursday, February 16, 2017

El destete - José Watanabe

Con qué paciencia
la madre envuelve su magro seno con lana de oveja
negra. Y el seno ya no es más
el sitio de la ternura.
Agotada la dulce leche, la madre hace el ancestral rito
del destete:
el niño viene y encuentra
el animal de lana negra en el pecho amado
donde sólo el viejo pezón nutricio
asoma todavía como una provocadora
trampa.
El niño huye escarmentado
y ahíto
de su primer gran miedo.
Su amor renacerá de ese miedo. Y ella
será la madre
que le temblará siempre en la boca.



(Gracias a Natalia Leiderman por recordar este poema)

Monday, January 30, 2017

2 poemas de Patricia Severín

III - con víboras

Tengo encerrada una serpiente en un frasco verde
En realidad el frasco es transparente
la serpiente es verde
No es una serpiente
dice mi hija
es una culebra enorme y larga
destrozada por un perro
Mi hija colecciona culebras, serpientes, víboras
Reptiles
En fin
mira la belleza donde pocos la ven
Se ha vuelto sabia
puede raspar escamas
para separar lo que parece de lo que es

*

También yo mudo de piel
de invierno a verano
El que me conoce
no me conoce
y dice que quiere a la otra
la que empuñaba su lengua bífida
en vez de usurpar el silencio
Busca a la que no soy
La que vendrá ya está en mí


de Poemas con bichos 

Thursday, January 26, 2017

2 poemas de Circe Maia


Circe Maia en su casa. Foto: Iván Franco



















Discrepancias

Dice la voz de la lluvia:
-Soy la misma de hace mil años
y de aquí a otros mil, seré la misma.

Pero una gota, rota en la ventana,
no está de acuerdo.


de Dos voces (1981)

*

Exterior

Todo está fuera
nada queda dentro.
Tú mismo estás afuera, a medio hacerte
a medio construir, como esa casa llena de andamios.

Lo más hondo no es íntimo: está afuera.
Hondura de vivir día por día
con otros, entre otros.

Falsa hondura del abismo
que sólo tú has pisado
y entre sueño has visto.

Demasiados abismos verdaderos
hay que cruzar, despójate de sombras
mira el real abismo:
se ha abierto como un tajo sobre el suelo
de la querida tierra
y tal vez no lo has visto.

Tal vez cruzas sin ver por dónde andas
de qué lado caminas, dónde apoyas
el pie... Tal vez estás perdido
en marañas espesas, trepadoras
dentro de ti. Arráncalas, arráncalas.

Lo más hondo no es íntimo.

II

No es cierto que busquemos la belleza
-relucientes racimos de palabras-.

No es la belleza que amas en tus hijos
ni tampoco en las cosas.

(Hallaría muy triste
que te gustara tanto la lindura.)

Amamos realidades porque existen
porque son verdaderas.
Pero ves qué desgracia:
se nos vuelven palabras - esqueletos.

"Verdadero", "real" suenan a nada
cajón vacío, ruido.

Una hoja de árbol se estremece.
La mano mueve el lápiz.

Una voz llama. Ahora
mismo, ahora
el instante en que lees
la palabra "palabra"
¿qué círculos te envuelven
qué piso te sostiene
qué mira tu mirada?


de Cambios, permanencias (1987)

Wednesday, January 18, 2017

Cuándo ya noches mías - Idea Vilariño

Cuándo ya noches mías
ignoradas e intactas,
sin roces.

Cuándo aromas sin mezclas
inviolados.

Cuándo yo estrella fría
y no flor en un ramo de colores.

Y cuando ya mi vida,
mi ardua vida,
en soledad
como una lenta gota
queriendo caer siempre
y siempre sostenida
cargándose, llenándose
de sí misma, temblando,
apurando su brillo
y su retorno al río.

Ya sin temblor ni luz
cayendo oscuramente.

2 poemas de Blanca Varela

Nadie nos dice cómo

Nadie nos dice cómo
voltear la cara contra la pared
y
morirnos sencillamente
así como lo hicieron el gato
o el perro de la casa
o el elefante
que caminó en pos de su agonía
como quien va
a una impostergable ceremonia
batiendo orejas
al compás
del cadencioso resuello
de su trompa
sólo en el reino animal
hay ejemplares de tal
comportamiento
cambiar el paso
acercarse
y oler lo ya vivido
y dar la vuelta
sencillamente
dar la vuelta

*

A media voz

la lentitud es belleza
copio estas líneas ajenas
respiro
acepto la luz
bajo el aire ralo de noviembre
bajo la hierba
sin color
bajo el cielo cascado
y gris
acepto el duelo y la fiesta
no he llegado
no llegaré jamás
en el centro de todo
esta el poema intacto
sol ineludible
noche sin volver la cabeza
merodeo su luz
su sombra animal
de palabras
husmeo su esplendor
su huella
sus restos
todo para decir
que alguna vez
estuve atenta
desarmada

sola casi
en la muerte 
casi en el fuego

Tuesday, January 17, 2017

Y ahí voy, ahí voy, ay ay ay ay ay!



























La lengua es fiel compañera
de mi palabra y mi beso,
hace muy bien lo que hace, 
suelta palabras y amarra besos.


2 poemas de Raúl Zurita

Y ya casi amanece y siento mis
lágrimas correr por mi cara y son
como cuchillos cartoneros las
lágrimas cortándome la cara. Me
hiero y me desangro y mi sangre
está repartida por todos partes
como si me carnearan. Sobre todas
las cosas, en todas las cosas y yo
no puedo, no tengo corazón, no
tengo fuerzas, no tengo valentía.
No es nada ¿sabes?
Duerme
entonces niño, que el mar duerma, 
que la inmensa desventura duerma.

*

Amor mío: guárdame entonces en ti
en los torrentes más secretos
que tus ríos levantan
y cuando ya de nosotros
sólo quede algo como una orilla
tenme también en ti
guárdame en ti como la interrogación
de las aguas que se marchan
Y luego: cuando las grandes aves se
derrumben y las nubes nos indiquen
que la vida se nos fue entre los dedos
guárdame todavía en ti
en la brizna de aire que aún ocupe tu voz
dura y remota
como los cauces glaciares en que la primavera desciende.





Me gusta